El seguro público sanitario de Obama se tambalea