Primer encierro: rápido y limpio