Nunca imaginó lo que provocaban los ruidos de madrugada