El joyero nos cuenta la brutal paliza