Disfrutaban de un safari en México cuando fueron atacados por un rinoceronte