El rey emérito no tiene un papel claro