Los policías residentes en Cataluña denuncian el acoso a sus hijos en los colegios y el adoctrinamiento indepentista.