Las relaciones familiares y personales sostenían la red de corrupción de Granados