El consumo de regaliz durante el embarazo puede afectar al desarrollo cerebral del feto