Las reacciones no han tardado en llegar