Los principales líderes católicos, musulmanes y judíos de EEUU condenan la quema del Corán