La 'princesa perrito caliente', la entrañable nueva aristócrata de la Red