La pregunta más difícil a la que se ha tenido que enfrentar Pablo Iglesias