La precampaña del PP y PSOE, entre promesas y sonrisas