Recibe un tartazo una portavoz parlamentaria por poner límite a los refugiados