Los políticos catalanes se reivindican, señalados por la Sindicatura de Cuentas