Las polémicas en torno a los actos de apoyo a Garzón reabren el debate del franquismo