Emoción en la plaza de San Pedro tras la fumata blanca