La pesadilla de este pueblo canadiense que vive sin internet