Al menos 150 personas han muerto a causa de la avalancha en Afganistán