Taylor Swift, al natural sin dejar el toque carmín