El periodista que tiró un zapato a Bush queda en libertad tras nueve meses bajo custodia