A golpes con dos guardias... todo cambia (y mucho) cuando llegan los refuerzos