El partido gubernamental de Marruecos dice que no aceptará chantajes