Los parados sin prestación comienzan a cobrar la ayuda de 420 euros