El paracetamol compite con el pescadito frito en Málaga