El paquete bomba dirigido a Estados Unidos iba en un avión de pasajeros