El número de parados roza los cinco millones