El número de hipotecas sobre viviendas cayó el 21,9 por ciento en 2009