Un niño se traga un silbato y su tos es de lo más particular