La naturaleza se ceba en el sudeste asiático