Natasha Kampusch, secuestrada durante ocho años, no olvida su cautiverio