Un nuevo estudio revela que no existe relación entre el uso del móvil y el cáncer