Los restos mortales de Saramago descansan en la capilla ardiente del Ayuntamiento de Lisboa