De un mordisco: así se come un tiburón blanco a una foca