Un policía graba en primera persona el terror vivido en el tiroteo de Las Vegas