Diez millones de personas vieron el debut de España en el Mundial de Rusia