Casi 385 millones de niños en el mundo viven en la pobreza extrema