Un tesoro oculto en Auschwitz durante 70 años