Los españoles, de espaldas ante un problema global