No es la primera vez que hay más muertes que nacimientos en España