La derrota interna de Aguirre y el “efecto Carmena”