Por qué importa dónde te sientas en el Congreso