Siria: tan real que parece ficción