La jugada del PP que blinda a Barberá