¿Puede Rajoy ponerse la medalla del dato del paro?