Obama visita España: un pato cojo en un país en funciones