¿Concurso de méritos o designación política?