Veto a la sangre gay: ni ético ni científico