¿Falló el protocolo contra la violencia machista?